Los gases técnicos, como el dióxido de carbono (CO2), el halón, el argón y el nitrógeno, son fundamentales en la extinción de incendios debido a su capacidad para sofocar llamas sin causar daños colaterales significativos. Estos gases funcionan principalmente desplazando el oxígeno o inhibiendo reacciones químicas necesarias para la combustión.

Dióxido de Carbono (CO2): El CO2 es ampliamente utilizado en sistemas de extinción debido a su alta eficacia y su capacidad para penetrar áreas de difícil acceso. Actúa reduciendo la concentración de oxígeno y enfriando el área afectada. No deja residuos y es adecuado para fuegos de clase B y C.

Gases Inertes: Los sistemas que emplean argón, nitrógeno y mezclas de estos gases (como el INERGEN) funcionan por desplazamiento de oxígeno. Al reducir la concentración de oxígeno a niveles por debajo del 15%, estos sistemas sofocan el fuego sin afectar la salud humana en espacios ocupados. Son efectivos en fuegos de clase A, B y C.

Halón y sus Sustitutos: Aunque el halón fue ampliamente utilizado debido a su capacidad de sofocar fuegos químicos, su producción fue restringida por el Protocolo de Montreal debido a su impacto negativo en la capa de ozono. Alternativas como el FM-200 y el Novec 1230 han sido desarrolladas, ofreciendo características similares sin los efectos adversos ambientales.

Normativa Aplicable: En Estados Unidos, la normativa NFPA 2001 de la National Fire Protection Association regula el diseño e instalación de sistemas de gases limpios. Esta normativa establece los requisitos para el uso seguro y eficaz de estos gases, asegurando una extinción eficiente y la protección del personal.

En Europa, la normativa EN 15004 de la European Committee for Standardization (CEN) proporciona directrices similares. Esta norma abarca el diseño, instalación y mantenimiento de sistemas de extinción de incendios con gases, asegurando la armonización de prácticas en toda la Unión Europea.

Ambas normativas enfatizan la importancia de un diseño adecuado, pruebas regulares y mantenimiento para garantizar la eficacia y seguridad de los sistemas de extinción de incendios con gases técnicos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad